Make your own free website on Tripod.com
Revistas Virtuales Panameñas     |   home
Atras    Siguiente
LA AMISTAD

PARQUE INTERNACIONAL LA AMISTAD (PILA)




Fuente: Autoridad Nacional del Ambiente.
ANAM: www.anam.gob.pa


Creado en 1988 por una iniciativa de los gobiernos de Panamá y Costa Rica, el Parque Internacional La Amistad, conocido popularmente como PILA, se extiende sobre 207,000 hectáreas en los impresionantes macizos de la Cordillera Central, entre las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro. Su importancia biológica ha motivado que en el año 1990 la UNESCO lo declarara Sitio del Patrimonio Mundial.


De origen volcánico, como lo atestigua la presencia de numerosas tobas volcánicas, el parque posee una complicada orografía con valles escarpados, grandes acantilados y con los picos más altos y espectaculares del país, entre los que destacan el Cerro Fábrega (3.325 m), el cerro Itamut (3.279 m ) y el cerro Echandi (3.162 m). El clima varía notablemente de unas zonas a otras del área protegida. Así, como la temperatura media anual en sus altas cimas ronda los 5ºC, mientras que en las planicies sedimentarias de la vertiente caribeña alcanza los 24ºC. La precipitación media anual oscila entre los 2.500mm y los 5.500mm, convirtiendo esta zona protegida en una de las regiones más húmedas del territorio nacional.

Los recursos hídricos del parque son enormes, protegiendo las cabeceras y cuencas altas de los ríos Teribe y Changuinola (el de mayor potencial hidroeléctrico del Panamá), así como las de los ríos Scui, Katsi y Uren, afluentes del río Yorkín y del río Sixaola, todos pertenecientes a la vertiente Atlántica que es donde se encuentra la mayor parte de la superficie del área protegida. En la vertiente pacífica el parque protege las cabeceras de los ríos Cotón, Negro, Candela y Chiriquí Viejo.

La biodiversidad de la Amistad es increíble. Siete de las doce zonas de vida que se localizan en el Istmo se encuentran en el área protegida. En las planicies sedimentarias más bajas crecen los bosques muy húmedos premontanos que al ascender a la Cordillera Central se trasforman en bosque muy húmedos tropicales, con ejemplares espléndidos de ceiba (Ceiba pentandra), amarillo (Terminalia amazonica), almendro (Dipterix panamensis) y maría (Calophyllum longifolium), acompañados de abundantes palmas de los géneros Socratea, Astrocaryun y Bactris. Por encima se alzan los bosques pluviales premontanos, los bosques pluviales montanos bajos y los bosques pluviales montanos con ejemplares excepcionales de almendros (Dipterix panamensis), bateos (Carapa slateri) y robles (Quercusspp.). Por último, el páramo pluvial subalpino se encuentran únicamente en los alrededores del cerro Fábrega. Las zonas más altas de las cordilleras albergan árboles endémicos como Cetronia grandiflora, Sourquia seibertii y Ardisia crassipes. Si extraordinaria es su diversidad botánica más o lo es su riqueza faunística.

Se han censado unas 100 especies de mamíferos, entre los que se encuentran numerosos primates como el mono aullador (Aluoatta palliata), el mono araña colorado (Ateles geoffroyi), el mono cariblanco (Cebus capucinus) y el mono nocturno o jujaná (Aotus lemurinus). El parque protege poblaciones amenazadas de extinción del macho de monte o tapir (Tapirus bairdii), de la ardilla saltadora de montaña (Syntheosciurus brochus), el olingo (Bassaricyon babbii) y de la musaraña (Cryptotis endersi).

También están aquí presentes las cincos especies de felinos que viven en Panamá.

Son 91 las especies de anfibios censados en el parque, entre ellas la rana arlequín (Atelopus chiriquensis) y el sapo espinoso (Bufo coniferus). Entre las 61 especies de reptiles se encuentra la espectacular salamandra pulmonada (Bolitoglossa compacta), la mortal culebra de coral (Micrurus mipartitus) y la serpiente oropel (Bothrops nigroviridis).

De las más de 400 especies de aves que hasta la fecha se han censado en el área protegida destacan el águila harpía (Harpia harpyja), el colobrí endémico estrella garganta ardiente (Selasphorus ardens), el majestuoso quetzal (Pharomachrus mocinno), la singular ave sombrilla cuellinuda (Cephalopterus glabricollis) el campanero tricarunculado (Procnias tricarunculata), con su canto semejante al sonido de una campana, y el águila crestada (Morphnus guianensis) una de las mayores y más amenazadas aves rapaces de la región neotrópica.
Existen diversos senderos naturales que se adentran en el interior del parque, destacando el de la Cascada y el del Retoño.

INFORMACIONES PRACTICAS

Localización: El PARQUE se encuentra situado en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro y dista 480 kilómetros por carretera de la ciudad de Panamá.

Accesos: En David, la capital de la provincia de Chiriquí existe un aeropuerto internacional. Al parque se accede en vehículo a través de las poblaciones de Cerro Punta, Piedra Candela, Río Sereno y Boquete.

Servicios: En LAS NUBES (Chiriquí) se encuentra la sede administrativa con un centro de visitantes, área para acampar y un sendero interpretativo. Existen refugios en Culebra y Cotito. En Teribe (Bocas del Toro) hay otra sede administrativa.

Alojamiento: Además de en la ciudad de David, puede encontrarse alojamiento en Cerro Punta y Boquete.

Direcciones de Interés: Para cualquier información dirigirse a la sede regional del ANAM en Chiriquí.

Tel. (507) 775-3163; fax (507) 775-3163 o las oficinas del parque en Boquete. Tel.: (507) 720-3057, o en Teribe.: (507) 758-8967.


Fuente: Autoridad Nacional del Ambiente.
             ANAM: www.anam.gob.pa

Atras    Siguiente